Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Recorrido por la icónica Cervecería Tecate

Apenas se hace visible el águila negra que contrasta con un fondo rojo, cualquier mexicano sabe de qué cerveza hablamos.

Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

De una antigua
factoría de aceite
a la fábrica que vio nacer
la primera cerveza mexicana.

Son casi 80 años desde que el empresario bajacaliforniano Alberto Aldrete decidió tomar una antigua fábrica de productos de aceite vegetal para convertirla en una cervecería. 

Durante 10 años, la cerveza Tecate operó como una marca regional, hasta que en 1954 fue adquirida por el Grupo Cervecero Cuauhtémoc, quien proyectó su desarrollo en todo el país. 

▁▁▁▁▁▁▁▁▁
De la mano de esta empresa, la marca Tecate se hizo omnipresente en el país y fuera de él. Incluso después de la adquisición del Grupo Cuauhtémoc por Heineken, Tecate prevaleció como una de las marcas indispensables del gran conglomerado cervecero. 

Una cerveza 100% mexicana
que toma su nombre
del Pueblo Mágico

La Tecate es una cerveza tipo Pilsen, que se caracteriza por ser una cerveza fresca, dorada y ligera, elaborada con la malta del mismo nombre. 

En México, la cerveza Tecate ha sido punta de lanza en temas de producción, márketing y manufactura. Por ejemplo, fue la primera cerveza en todo México en utilizar la presentación en lata. 

La marca está inevitablemente unida al Pueblo Mágico donde nació, ya que es gracias a la abundante agua en el manto acuífero de la zona que fue posible su producción. 

▁▁▁▁▁▁▁▁▁
En la imaginación colectiva de los mexicanos, la palabra Tecate lleva por siempre la connotación de esta legendaria marca de cerveza que forma parte de la cultura y los recuerdos de familias en todos los rincones del país. 

Un recorrido a través
de la magia de la cerveza

La fábrica original es un sitio histórico. A partir de 2024, reabre sus puertas para ofrecer recorridos guiados por sus instalaciones.

Durante estos recorridos, los visitantes pueden visitar un museo de la cerveza, pero también presenciar el proceso mediante el cual se produce esta bebida.

El recorrido se hace con guías que responderán tus preguntas y darán una explicación acerca de cada fase del proceso de producción. Tendrá una duración aproximada de 45 minutos. 

Al final, podrás pasar un buen rato en un bar y degustar una rica y espumosa cerveza bien helada.

▁▁▁▁▁▁▁▁▁
Además, habrá una tienda de regalos en la que podrás comprar playeras, sudaderas, tazas, llaveros y, por supuesto, tarros con el emblema y los motivos de la marca Tecate. 

No es posible visitar el Pueblo Mágico de Tecate y no realizar el recorrido por la fábrica de cerveza del mismo nombre.

Con apenas medio siglo entre el nacimiento del pueblo y el de la planta cervecera, ambos se encuentran entrelazados por un nombre que evoca tranquilidad, placer y, sobre todo, cerveza.

También en esta edición
In this edition

Compartir